¡De fiesta!

 

Celebrando a los amigos
Josh Costales de fiesta
 Hay personas que te marcan la vida desde que las conoces, y el Universo ha sido extremadamente generoso conmigo dándome la oportunidad de rodearmede personas maravillosas que han enriquecido mi vida de muchas maneras. 

Hoy puedo decir que estoy de fiesta. Quiero comenzar esta corta, pero muy significativa entrada felicitando a tres personas especiales que hoy están celebrando su cumpleaños, ya que estos eventos son muy importantes y merecen la pena destacarlos.

Primeramente, quiero felicitar a una amiga y madre para mí, y para mucha otros que la seguimos y respetamos enormemente ya que su carisma, dedicación y amor nos contagia de alegrías y buenas vibras cada vez que estamos cerca de ella, Cristina Soler, te felicito enormemente por celebrar un año más de vida, esperando así que disfrutes al máximo y que sigas aportando a la cultura y el enriquecimiento de nuestra patria, Puerto Rico.

También deseo felicitar a mi querido amigo y colega del Conservatorio de Arte Dramático del Ateneo Puertorriqueño, Samuel Otero, a quien estimo enormemente por su gran talento y el corazón gigante que carga en el pecho. A ti, mi querido colega, muchas felicidades, y mucha mierda en tu próximo estreno.

Por último, pero no menos importante, mis más efusivas alegrías y felicitaciones a mi hermana postiza. Cristina Parés, gracias, infinitas gracias te doy por hacerme parte de tu familia. Gustavo y tú han enriquecido mi vida de una manera incalcu­lable, así como incalculable es el amor que tengo hacia ambos.

Lo mejor de todo es que hoy mientras estaba sentado mirando los eventos importantes en mi agenda, pude darme cuenta de que entre estos tres amigos, tengo una pasión común, el teatro, la represen­tación escénica que día a día nos presenta muchos retos que asumimos con responsabilidad y respeto. ¡Que viva el teatro, que viva la amistad!

¡Y que viva la celebración!

———————–

Sígueme en:

www.JoshCostales.com

Twitter: @CostalesJosh

Facebook: www.facebook.com/JoshCostales.PR

www.about.me/joshcostales

Gracias 2015

Un mensaje de fin de año…

   
Vivo agradecido con la vida, pues me ha dado la oportunidad de conocer gente maravillosa, y en mi caminar por los “senderos misteriosos” he podido descubrir pasiones que son como regalos para mí. Este año en particular ha sido de mucho crecimiento, tanto emocional, espiritual, familiar, y profesional.
Este espacio en particular, me ha servido como un pequeño recinto de escape a las realidades de mi diario. Me ha dado particularmente la oportunidad de conocer a otros colegas actores y escritores, y sobretodo me ha dado la oportunidad de conectar con la parte creativa de mi ser. 

Cuando inicié este proyecto, mi intención era escribir frecuentemente, y pensé que tal vez no sería tan difícil. Ahora mirando atrás, puedo darme cuenta de que estaba tal vez un poco equivocado, pues requiere más tiempo del que pensé. Esto significa que es un nuevo reto. Un reto que debo asumir, pues me gusta lo que hago, y es hora de sacar más tiempo para lograr los objetivos que me tracé durante el año 2015.

Esta es la última entrada de este blog en el año corriente, pero tengo la fe de que con mucho más esfuerzo de mi parte, el 2016 será un mejor año para este espacio. 

A todos ustedes, les agradezco por ser mis fieles lectores. Gracias por sus mensajes, su comentarios, sus correos electrónicos, y sus buenos deseos. Sé que seguiré contando con ustedes para el próximo año.

Les deseo una despedida de año maravillosa, y que reciban de mi parte el más sincero deseo de prosperidad, paz y armonía en este próximo año 2016.

Quien les respeta enormemente,
Josh Costales

Abuelo me hizo un regalo

– “Prevenidos, la sala ya está abierta,” dijo el regidor de escena al entrar a nuestro camerino.

Allí estábamos todos los personajes extra, nuestro objetivo era representar al pueblo de la obra Cuando era puertorriqueña, de Esmeralda Santiago, en el Centro de Bellas Artes Luis A. Ferré en San Juan.

Me armé de valor y salí hacia la parte trasera del escenario, y como no podía ver al público, quería por lo menos escucharlos, sentir su energía. Inmediatamente mi semblante cambió, me sentía mucho más tranquilo, era como si toda esa fuerza juvenil se apoderara de mi cuerpo, sin yo poder evitarlo, y tampoco quería hacerlo.

Ya era tiempo de comenzar la función, así que la directora se dirigió a los espectadores, para que supieran lo que iban a ver, y sobre la importancia de disfrutarse la obra de principio a fin. La audiencia estaba compuesta por estudiantes de escuela superior de unas siete escuelas del país, por lo que todos estábamos pensando en cuán difícil o fácil sería manejar este tipo de espectador.

“Ustedes se ve que serán un buen público,” dijo ella, y en unos minutos comenzó la función.

Saqué de mi sistema los nervios. Estuve toda la semana pensando, “mi primera vez en Bellas Artes,” y sin darme cuenta, estaba provocando ponerme más nervioso de la cuenta. Entré y salí unas cuatro veces a escenario, todas en su debido momento, y sin complicación alguna. La primera función de Cuando era puertorriqueña corrió de maravilla, sin ningún contratiempo, y yo estaba feliz.

Llegó el momento de dar el saludo final al público. Entramos todos, y cuando pude ver por primera vez al público, quedé asombrado al ver una sala llena de estudiantes, todos con sus uniformes, todos sonriendo mientras aplaudían. Ese es precisamente el mejor pago que puede tener un actor por su trabajo. Estoy seguro de que si no tuviéramos la necesidad del dinero para poder sobrevivir en un país capitalista, los actores trabajaríamos como popularmente se dice, “por amor al arte.”

Finalizada la función, corrí al camerino, a quitarme y guardar el vestuario, nos reunimos con la directora, quien lucía satisfecha, y me fui a trabajar. Allí, en el trabajo, mientras pensaba en lo maravillosa que había sido mi mañana, me di cuenta de algo muy impactante para mí. Abuelo, mi abuelo querido cumple hoy 81 añitos de edad. Esto es mucha alegría para un mismo día.

Nunca olvidaré que mi primer día presentándome en uno de los teatros más importantes del país, coincidió con el cumpleaños de mi “güelo.” Este ha sido uno de los mejores regalos que me ha dado la vida.

A la producción, la directora, y colegas actores, les agradezco la maravillosa oportunidad. Y a mi abuelo, ¡Feliz cumpleaños!

Una ponka de campito

1939953_1445088039141459_3247454656507455548_n

Lo sé, he estado fuera por mucho tiempo, y han estado pasando muchas cosas. Entre las más importantes, fui admitido en una importante escuela de actuación, por lo que siempre estoy bastante ocupado, pero eso no significa que no les piense, y que tenga corriendo en mi cabeza muchos temas para escribirles.

Hace unas semanas, como parte de nuestra clase de expresión corporal y dicción, nos fuimos de gira. Sí, como en la escuela, pero esta vez sin camioneta escolar. Nos fuimos a pie, y mientras caminábamos por las calles del Viejo San Juan, sentía que mis pensamientos estaban con “Sammy” (Samuel Otero), uno de nuestros compañeros de clase, muy querido por todos, y que participa en la obra que fuimos a ver, Una ponka de campito, la cual fue escrita y dirigida por Anamín Santiago, y contó con la actuación de Luis Enrique Romero.

Esta semana la obra se estrena fuera de Puerto Rico, así que le deseamos “mucha mierda,” como nos decimos en el teatro a todo el elenco, deseándoles un estreno espectacular, además de estar muy agradecidos por representar a nuestra isla en el Festival de Teatro Sur, Azua, República Dominicana.

Cuando era puertorriqueña

– “Buenos días, ¿para dónde va?”

– Al ensayo.

– Muy bien, están en la Sala de Drama, puede pasar.

Y entré. Tantas veces he ido al Centro de Bellas Artes de Santurce, tantas, tantas veces que sería imposible poder definir el número. He ido a ver obras de teatro, musicales, obras de época, comedias, dramas, en fin, de todo un poco. Pero jamás pensé que tan pronto en mi carrera como actor iría a pisar su escenario.

Se trata de la adaptación teatral del libro Cuando era puertorriqueña de Esmeralda Santiago, que subirá a escena en el Centro de Bellas Artes de Santurce del 14 al 16 de octubre de 2015, con funciones cada día a las 9:30 de la mañana, y una última función el martes 20 de octubre a la misma hora.

Agradecido por demás a la producción por permitirnos participar en este proyecto tan bien cuidado, bajo la dirección de una gran artista, la actriz y directora Cristina Soler.

51RAjIxx8YL


Sígueme en:


El Método… Una hazaña bien lograda

Acabo de llegar a casa. Esta noche fui a ver El Método de Jordi Galcerán, bajo la dirección de Joshua Rivera Avilés (mi tocayo).

Tenía que titular esto “Una hazaña bien lograda” porque eso fue. El grupo teatral Histeria Colectiva y sus actores Daniel Alicea, Luis Ra Rivera, Gabriela Saker, y Sebastián Borges hicieron un trabajo fenomenal. El montaje fue divino, y ni hablar de los efectos de luces y sonido.

Es preciso ver cómo estos jóvenes botaron la casa por la ventana y nos han ofrecido un manjar teatral. Hubo de todo, suspenso, intriga, momentos dramáticos, pero sobre todo mucha pero mucha risa.

No se pueden perder este trabajo de alta calidad, que continúa mañana domingo, y los próximos viernes 16, sábado 17 y domingo 18 de octubre en el teatro Victoria Espinosa en Santurce.

Señores, definitivamente…. ¡se puede! ¡Bravo por Histeria Colectiva!

12042657_10153305813959234_1748314745169764284_n


Sígueme en:


Regresando al teatro

Según he escuchado hablar a muchos, el hogar puede ser definido como un lugar relacionado estrechamente con una sensación de seguridad, confort, pertenencia y calma. El teatro es mi hogar.

Mientras estudiaba en el Departamento de Drama de la Universidad de Puerto Rico, tuve la maravillosa oportunidad de ver muchas obras de teatro, ensayos, y participar de audiciones. Recuerdo todos esos momentos con mucha alegría. Ahora puedo entender que el teatro siempre ha sido un lugar donde me siento feliz y me puedo desconectar de todas las situaciones por las que pueda estar pasando y sentirme lleno, sobretodo cuando me visualizo siendo yo el que interpreta un personaje.

Recordando estos tiempos, decidí darme la oportunidad de disfrutar de mi expresión de arte favorita más a menudo, así que este fin de semana voy a estar viendo dos obras: Esperando el lunes, en el teatro del Ateneo Puertorriqueño, y El buen doctor, en el Teatro Alejandro Tapia. No se imaginan lo emocionado que estoy, esto para mí es más emocionante que montarme en un avión. ¡Que viva el teatro!

Esperandellunes1(Esperando el lunes)

el buen doctor(El buen doctor)


 Sígueme en:

¿Quién soy y por qué estoy aquí?

Algunos me han hecho la pregunta. ¿Por qué escribes un blog? ¿Cuál es el propósito de tener una página web y un blog? Bueno, son muchas las razones que me hacen construir este espacio. Una de ellas es que soy amante de la escritura desde muy temprana edad. Encuentro fascinante el arte de plasmar mis pensamientos en un escrito que otros puedan leer, y soy fiel creyente de que cuando hay algo que compartir, se debe hacer. Así que como me gusta escribir, y me gusta que me lean y me comenten, he creado este espacio.

Mi interés no es acaparar la atención de todo el mundo. Si así fuera, tal vez lo haría desde otro tipo de plataforma, lo que quiero es compartir mis experiencias e ideas, asimismo quiero que conozcan mis andanzas en el teatro, de las cuales escribiré pronto. Entonces, ¿por qué no me limito a escribir en un diario personal y decido publicar lo que escribo? La respuesta es simple. La vida es un proceso de aprendizaje continuo, por lo que para mí lo más importante es recibir ese “feedback” de parte de ustedes, lo que hará que mutuamente vayamos creciendo en este caminar por el arte escrito y el teatro.

En este espacio busco que puedan acompañarme en el viaje que he decidido emprender. Que me conozcan a mí y mi trabajo, y crear una plataforma donde puedan estar al tanto de todos los movimientos que estaré haciendo en los próximos meses, como la publicación de mi primer libro corto: La vida es una tómbola, fuera del armario, así como el proceso que llevaré dentro de los próximos meses para pulirme en el arte dramático, y quién sabe, algún día puedan visitarme al teatro.

Así que los exhorto a que se mantengan pendientes a este espacio, que me sigan en Facebook y Twitter, para que podamos comunicarnos y seguir creciendo juntos en este rompecabezas maravilloso llamado VIDA.

Un saludo,

Josh


Sígueme en:

Lluvia en San Juan

Siempre es bueno aprovechar cualquier situación que se presente para convertirla en una oportunidad. Y ese fue mi caso ayer. Las pasadas semanas han sido un poco tensas en mi Puerto Rico, debido a una sequía que nos ha amenazado seriamente con dejarnos sin agua en el grifo. Así que la mayoría de los que vivimos en la zona metropolitana hemos tenido que hacer ajustes en el consumo del preciado liquido. Además, nos hemos encargado de hacer la debida previsión de acumular agua en envases plásticos para evitar sufrir los devastadores efectos que trajo consigo el racionamiento.

Y llegan los extremos. Ayer, sin previo aviso, después de largos días sin ver gotas de lluvia caer del cielo, “cayó sendo aguacero.” Todos en la oficina nos preguntábamos como llegaríamos a nuestros hogares, en especial yo. Para llegar a mi casa, puedo tomar tres rutas: Centro Médico, San Patricio, o la Avenida Central. ¿Adivinan? Las tres estaban inundadas, según reportes y fotografías impactantes que pude ver a través de @transitopr por Twitter.

Miré el reloj, marcaba las 3:50 PM, dentro de diez minutos me tendría que enfrentar al incontrolable “tapón” que se anunciaba en todas las redes sociales. Y sin pensarlo dos veces, me lancé al agua, cruce la carretera, me monté en el carro, y me dirigí a la congestionada avenida Ponce de León, y una vez allí, decidí que no desperdiciaría más mi tiempo en el tráfico infernal, así que me estacioné en Ciudadela y crucé a Libros AC. Allí me tomé unas cervezas mientras entre una cosa y otra, dialogaba con Franco, un coleccionista de monedas que se acercó a preguntarme sobre la pluma que estaba utilizando para escribir, y a Stephanie, una fotógrafa urbana cuyo trabajo prodrán ver haciendo click aquí.

En otros tiempos, hubiera estado de mal humor por el tráfico, y me hubiera quedado luchando por llegar a casa en medio de todos los conductores desesperados por llegar a sus destinos, al igual que yo. Sin embargo, elegí hacer algo diferente. Elegí no hacer lo que siempre hago, y lo mejor es que no me arrepiento. Estando en Libros AC conocí gente nueva, experimenté lo que es salir de la rutina, y aprovechar el tiempo lo mejor posible.

Lo mejor de ayer fue el hecho de que me hizo sentir muy feliz porque he vivido una nueva experiencia, he descubierto un nuevo lugar para sentarme a escribir, y por supuesto llovió. Lo único que resta es cruzar los dedos, para que así como cayó casi un diluvio, también haya hecho efecto en los respectivos embalses donde es tan necesaria el agua en estos momentos.

Hasta pronto,

Josh


Sígueme en: