Comunicado de Prensa: Camoens

30 de octubre de 2015

Camoens: un drama desconocido de Alejandro Tapia y Rivera

Sube a escena el más desconocido de los dramas de

Don Alejandro Tapia y Rivera, basado en la vida del poeta portugués Luis de Camoens.

 

El Conservatorio de Arte Dramático del Ateneo

lo representa nuevamente en una versión modernizada.

CAMOENS, el más desconocido de los dramas de Don ALEJANDRO TAPIA Y RIVERA,  será llevado a escena por el Conservatorio de Arte Dramático del Ateneo Puertorriqueño con estreno el jueves, 3 de diciembre de 2015, en el Teatro del Ateneo, en funciones jueves, viernes y sábados a las 8:30 pm y domingos a las 4:30 pm.

El estreno de la más desconocida obra de Tapia y Rivera forma parte de las celebraciones que el Ateneo Puertorriqueño promoverá durante el próximo año, en union a otras instituciones culturales como el Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe, en torno a la figura del Maestro Alejandro Tapia y Rivera, y es la obra que cierra el actual 37 Festival de Teatro del Ateneo.

Luis de Camoens, voz poética de la nación portuguesa que se inmortalizó en la épica de Las Lusíadas, tuvo una vida extraña, intensa y azarosa. Camoens fue perseguido por el escándalo, señalado por los propios ejércitos a quienes sirvió, autor de los más hermosos sonetos de la poesía lusa, y entre sus muchos amores, los tuvo fogosos con una joven de la aristocracia portuguesa, llamada Catalina de Ataide, que fue su más ardorosa musa.

La historia de estos amores es recogida por Tapia en este drama escrito y publicado durante su segundo exilio en Madrid en el año 1869. Fue leído con gran éxito en Madrid y estrenado Puerto Rico en el año 1878 por la prestigiosa compañía de Eugenio Astol y fue quizá su más resonante triunfo de entonces, siendo celebrado por notables críticos del momento como Manuel Fernández Juncos quien calificó la obra  de “excepcional, intensa y de lo mejor de la producció”  tapiana. Sin embargo, con todo el éxito de su momento, Camoens nunca volvió a representarse y fue lanzada al más cruel de los olvidos.

El Prof. Roberto Ramos-Perea, director de la pieza, ha realizado una puesta en escena modernizada, adaptada al presente, en la que destacan los elementos románticos como el duelo, las visiones fantasmales y el amor traicionado por la intolerancia. Mediante el uso de música moderna, bailes y actuaciones intensas, se busca dar al romanticismo decimonónico de Camoens un vuelco novedoso, neoromántico si se quiere, que nos permita apreciar hoy, las intensidades de aquel apasionado drama de ayer.

La obra es protagonizada por el Dr. Edgar Quiles Ferrer, Mayra Echevarría, Rolando Reyes, Israel Solla, Gina Figueroa-Hamilton, Andrés López Sierra, Roberto García y Ana María Muñiz, entre otros 30 actores en escena. La coreografía es de Astrid Ayala, con producción de Jaiyslinn González para el Conservatorio de Arte Dramático.

La obra estrenará en ocho funciones en el Teatro del Ateneo desde el jueves 3 al domingo 13 de diciembre de 2015, en funciones jueves, viernes y sábados a las 8:30 y domingos a las 4:30 p.m. en el Teatro del Ateneo en el Viejo San Juan.

Para más información  llamar al 787-721-3877, 787-722-4839 o 787-977-2307. La entrada es gratuita, con donativo voluntario a la salida y no se hacen reservas. Sujeto al orden de llegada y al cupo de la sala.

Camoens1  

Abuelo me hizo un regalo

– “Prevenidos, la sala ya está abierta,” dijo el regidor de escena al entrar a nuestro camerino.

Allí estábamos todos los personajes extra, nuestro objetivo era representar al pueblo de la obra Cuando era puertorriqueña, de Esmeralda Santiago, en el Centro de Bellas Artes Luis A. Ferré en San Juan.

Me armé de valor y salí hacia la parte trasera del escenario, y como no podía ver al público, quería por lo menos escucharlos, sentir su energía. Inmediatamente mi semblante cambió, me sentía mucho más tranquilo, era como si toda esa fuerza juvenil se apoderara de mi cuerpo, sin yo poder evitarlo, y tampoco quería hacerlo.

Ya era tiempo de comenzar la función, así que la directora se dirigió a los espectadores, para que supieran lo que iban a ver, y sobre la importancia de disfrutarse la obra de principio a fin. La audiencia estaba compuesta por estudiantes de escuela superior de unas siete escuelas del país, por lo que todos estábamos pensando en cuán difícil o fácil sería manejar este tipo de espectador.

“Ustedes se ve que serán un buen público,” dijo ella, y en unos minutos comenzó la función.

Saqué de mi sistema los nervios. Estuve toda la semana pensando, “mi primera vez en Bellas Artes,” y sin darme cuenta, estaba provocando ponerme más nervioso de la cuenta. Entré y salí unas cuatro veces a escenario, todas en su debido momento, y sin complicación alguna. La primera función de Cuando era puertorriqueña corrió de maravilla, sin ningún contratiempo, y yo estaba feliz.

Llegó el momento de dar el saludo final al público. Entramos todos, y cuando pude ver por primera vez al público, quedé asombrado al ver una sala llena de estudiantes, todos con sus uniformes, todos sonriendo mientras aplaudían. Ese es precisamente el mejor pago que puede tener un actor por su trabajo. Estoy seguro de que si no tuviéramos la necesidad del dinero para poder sobrevivir en un país capitalista, los actores trabajaríamos como popularmente se dice, “por amor al arte.”

Finalizada la función, corrí al camerino, a quitarme y guardar el vestuario, nos reunimos con la directora, quien lucía satisfecha, y me fui a trabajar. Allí, en el trabajo, mientras pensaba en lo maravillosa que había sido mi mañana, me di cuenta de algo muy impactante para mí. Abuelo, mi abuelo querido cumple hoy 81 añitos de edad. Esto es mucha alegría para un mismo día.

Nunca olvidaré que mi primer día presentándome en uno de los teatros más importantes del país, coincidió con el cumpleaños de mi “güelo.” Este ha sido uno de los mejores regalos que me ha dado la vida.

A la producción, la directora, y colegas actores, les agradezco la maravillosa oportunidad. Y a mi abuelo, ¡Feliz cumpleaños!

Una ponka de campito

1939953_1445088039141459_3247454656507455548_n

Lo sé, he estado fuera por mucho tiempo, y han estado pasando muchas cosas. Entre las más importantes, fui admitido en una importante escuela de actuación, por lo que siempre estoy bastante ocupado, pero eso no significa que no les piense, y que tenga corriendo en mi cabeza muchos temas para escribirles.

Hace unas semanas, como parte de nuestra clase de expresión corporal y dicción, nos fuimos de gira. Sí, como en la escuela, pero esta vez sin camioneta escolar. Nos fuimos a pie, y mientras caminábamos por las calles del Viejo San Juan, sentía que mis pensamientos estaban con “Sammy” (Samuel Otero), uno de nuestros compañeros de clase, muy querido por todos, y que participa en la obra que fuimos a ver, Una ponka de campito, la cual fue escrita y dirigida por Anamín Santiago, y contó con la actuación de Luis Enrique Romero.

Esta semana la obra se estrena fuera de Puerto Rico, así que le deseamos “mucha mierda,” como nos decimos en el teatro a todo el elenco, deseándoles un estreno espectacular, además de estar muy agradecidos por representar a nuestra isla en el Festival de Teatro Sur, Azua, República Dominicana.

Cuando era puertorriqueña

– “Buenos días, ¿para dónde va?”

– Al ensayo.

– Muy bien, están en la Sala de Drama, puede pasar.

Y entré. Tantas veces he ido al Centro de Bellas Artes de Santurce, tantas, tantas veces que sería imposible poder definir el número. He ido a ver obras de teatro, musicales, obras de época, comedias, dramas, en fin, de todo un poco. Pero jamás pensé que tan pronto en mi carrera como actor iría a pisar su escenario.

Se trata de la adaptación teatral del libro Cuando era puertorriqueña de Esmeralda Santiago, que subirá a escena en el Centro de Bellas Artes de Santurce del 14 al 16 de octubre de 2015, con funciones cada día a las 9:30 de la mañana, y una última función el martes 20 de octubre a la misma hora.

Agradecido por demás a la producción por permitirnos participar en este proyecto tan bien cuidado, bajo la dirección de una gran artista, la actriz y directora Cristina Soler.

51RAjIxx8YL


Sígueme en:


El Método… Una hazaña bien lograda

Acabo de llegar a casa. Esta noche fui a ver El Método de Jordi Galcerán, bajo la dirección de Joshua Rivera Avilés (mi tocayo).

Tenía que titular esto “Una hazaña bien lograda” porque eso fue. El grupo teatral Histeria Colectiva y sus actores Daniel Alicea, Luis Ra Rivera, Gabriela Saker, y Sebastián Borges hicieron un trabajo fenomenal. El montaje fue divino, y ni hablar de los efectos de luces y sonido.

Es preciso ver cómo estos jóvenes botaron la casa por la ventana y nos han ofrecido un manjar teatral. Hubo de todo, suspenso, intriga, momentos dramáticos, pero sobre todo mucha pero mucha risa.

No se pueden perder este trabajo de alta calidad, que continúa mañana domingo, y los próximos viernes 16, sábado 17 y domingo 18 de octubre en el teatro Victoria Espinosa en Santurce.

Señores, definitivamente…. ¡se puede! ¡Bravo por Histeria Colectiva!

12042657_10153305813959234_1748314745169764284_n


Sígueme en: