Bendiciones disfrazadas

Sí, sólo tengo veintisiete años y estoy escribiendo mi autobiografía. Algunos pensarán que soy muy joven aún y que debería esperar a tener más experiencias de vida antes de publicar algo como esto. No obstante, cada uno tiene su perspectiva de la vida, y yo, a mis cortos veintisiete, he vivido momentos que me han marcado para siempre. Momentos que me han servido para ser quien soy hoy y haber logrado todo lo que he logrado, y vivir agradecido por lo que no he logrado también.

Considero que nunca es muy pronto o muy tarde para compartir nuestras experiencias. He descubierto grandes lecciones de vida a través de personas que me han contado sus historias. Siempre hay algo enriquecedor que puedes utilizar. Veo todas estas anécdotas como espejos. Miro mi vida reflejada en cada relato, en cada confesión. ¿Por qué? Porque lo que hoy te pasó a ti, me podría pasar a mí, y viceversa. Así es la vida, compuesta de días que consideramos buenos y otros que no son tan buenos, o por lo menos así pensaba yo.

En mi corto libro, que se titulará: La vida es una tómbola, fuera del armario, abro mi corazón al lector, y le cuento mi historia tal como la recuerdo. He abierto capítulos dolorosos de mi vida, pero así mismo les he dado el valor a cada uno de los sucesos que en su momento pensé que eran maldiciones. Hoy los veo diferente. Ahora tengo la madurez necesaria para comprender que no fueron maldiciones, sino bendiciones disfrazadas.

Bendiciones Disfrazadas (3)


 Sígueme en:


2 thoughts on “Bendiciones disfrazadas

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s